No somos Nada...

INTERTEXTO (intertextualidad): ... Un texto puede llegar a ser una especie de collage de otros textos, algo como una caja de resonancia de muchos ecos culturales, y puede hacernos rememorar no sólo temas o expresiones, sino rasgos estructurales característicos de lecturas, de géneros, épocas, etc., pues, en efecto, otras lenguas y otros textos entran en un nuevo texto ya sea como citas (copiados), ya sea como recuerdos; ya sea entre comillas o como plagios (Kristeva). Y no sólo se recuerdan las analogías, los temas o las formas que se citan o se copian, sino aquellos que se transgreden al introducir el escritor algo nuevo en la literatura. De esta manera lo similar, aquello que imita el epígono, se convierte en lo disímil: lo personal, lo vital, lo diferente y propio del autor que es, a su vez, un precursor de algo nuevo, dice Sklovski, y agrega: "el escritor marcha hacia sí a través de las obras literarias ajenas, de las que suenan al oído de su época; él se dedica a contaminar". ...

Helena Beristáin, Diccionario de Retórica y Poética

Había una vez un escritor y periodista llamado Sergio di Nucci. Como a veces pasa, este escritor ganó un concurso organizado por una editorial bastante conocida y un periódico, con una novela llamada Bolivia construcciones. Como suele suceder también, la novela fue recibida con los consiguientes beneplácitos del jurado, la crítica y los lectores.

Pero lo que no se suele ver en estas historias, fue el merequetengue que se desencadenó cuando Agustín Viola, un chavo de pocos años pero muchas lecturas, expuso a los organizadores del concurso las más que numerosas y sospechosas similitudes entre la galardonada obra y otra narración que también había ganado un concurso hace varios años: Nada, de Carmen Laforet, novela emblemática de la literatura española de la posguerra.

Dejemos de lado el hecho de que este pequeño detalle se les escapó a los insignes jurados del concurso, entre los que figuraba ni más ni menos que Carlos Fuentes. Pasemos por alto que, como es lógico, el premio le fue retirado al firmante de Bolivia construcciones.

Lo que vale la pena destacar de todo este acontecimiento es la serie de argumentos con los que se ha querido justificar esta interesante operación literaria bajo el argumento de la presunta intertextualidad en la que parece regodearse la obra ex galardonada junto con la fascinante interpretación que se hace de dicho concepto:

... El descubrimiento del plagio y la revocatoria del premio desencadenó en una justificación por parte de Di Nucci y un debate entre quienes lo critican y quienes lo defienden. Dijo que se trataba de una operación de "intertextualidad", que jamás "quería perjudicar a Laforet, por el contrario quise que Nada tuviera más lectores y no menos... Esto de la reescritura de Nada se hace con las artes plásticas, como lo hizo (Andy) Warhol con La última cena".
Sin embargo, el jurado cuestionó "la ética y honestidad intelectual" de Sergio Di Nucci, y la dramaturga, Griselda Gambado, miembro del jurado, sostiene que "no hay trabajo de Di Nucci, sólo sustitución de nombres y palabras".
En su defensa salió el escritor Daniel Link, para quien "el uso de otros textos para construir la obra propia es una operación legítima". Pero la intertextualidad, surgida de los estudios del lingüista ruso, Mijail Bajtin, no es otra cosa que remitir a otras obras previas cuando se escribe, pero siempre marcando bien de dónde proviene la cita, algo que no ocurre en Bolivia construcciones. Pero lo sorprendente es que Jorge Panesi, director de la carrera de Letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA), donde Sergio Di Nucci también funge como profesor, brindara un argumento como el que dio para salir en defensa de la obra y su autor, en un artículo en el Semanario XXIII.
"La acusación de plagio implica cuestionar toda la literatura moderna. En el Adán Buenosayres, de Leopoldo Marechal, hay pasajes calcados del Ulises de James Joyce... El plagio en la literatura no existe, lo que existe es el robo. Así hay quienes adoran a los ladrones y consideran al robo como una de las bellas artes. Por eso, hay robos mal hechos y robos bien hechos. En este sentido, considero que Bolivia... es un robo bien realizado (sic)".
("Joven lector revela plagio en Argentina",
El Universal, 11 de marzo, 2007. Fragmento)

A modo de conclusión:
  1. 1. Siempre volvemos a los clásicos.
  2. 2. Lo bonito de conceptos como el de intertextualidad, es que alcanzan para las interpretaciones más subjetivas, siempre que sean para la propia conveniencia (o la ajena).
  3. 3. ¿Quién dice que los jóvenes ya no leen?

7 GLOSAS:

Tania dijo...

Pues fíjate que ni siquiera nuestros admirados premios Nobel se libran de la tentación de la "intertextualidad". Aquí hay un link que te deja pensando en el asunto:

http://saramagoplagiario.blogspot.com/2006_08_01_saramagoplagiario_archive.html


Saludos y abrazos.

Tania dijo...

Y contra el mismo libro de Saramago, una nueva acusación:

http://www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20060429/pags/20060429211651.html

Pregunto: ¿cuando te dan el Nobel se resiente la originalidad de tu obra? ¿Cuántos premios Nobel en potencia no habrá caminando por los pueblos de Dios?

Janik dijo...

Es dificil distinguir el límite entre una y otra cosa no siempre es fácil saber que "te inspiro" solamente y que te estas plagiando. Lo que si es cierto es que tiene que ver con la sinceridad con la que el autor urde sus textos y claro con una postura de honestidad frente a los demas lectores y a tus fuentes.

peque dijo...

pues hay que pensar si vale la pena plagiar o no, si uno tiene madera o no, aunque quizas la literatura sea la historia de los plagios mas o menos evidentes.
uno sabe quienes son amigos porque estan comenzando a poner gatos

bandala dijo...

TANIA: Pues imagínate qué será de los míseros mortales que, sin un Nobel en su haber, no resisten la tentación de intertextualizar, pero eso sí, con menos fortuna.
http://www.jornada.unam.mx/2007/01/17/index.php?section=politica&article=020a1pol
En lo personal, no creo que la originalidad se resienta por un premio de más o de menos sino por lo que el escritor piensa que los demás esperan de él y hasta qué punto se resiste o se vence ante esta presión. (¿Cuándo te leeré? ¿Cuándo? ¿Cuándo?)
JANIK: Eso sí, todo está lleno de límites sumamente ambiguos y de gente dispuesta a aprovecharse de estas ambigüedades a costa del talento y trabajo ajenos. Hasta para imitar hace falta talento. Muchos abrazos.
PEQUE: Pues la historia del arte nos confirma que sí, no hay creación sin plagio; y también, que no todos los plagios son tan afortunados. Qué bueno que te agradó el gatito. Saludos!

Andrómeda dijo...

Decía mi maestro de narrativa "si yo tomo una idea de otro escritor, es plagio; si Carlos Fuentes lo hace, es intertexto". Y yo le creo. En esto, a veces el status es lo único que te hace cruzar la línea de estar de un lado u otro.

Es emocionantísimo encontrar un post que empiece con una cita del Diccionario de Berinstain, wepa. Tu blog me emocionó.

bandala dijo...

¡Claro! También hay de intertextualidades a intertextualidades: Algunos intertextualizan mientras que otros llaman "homenajes" a sus copias.
Qué bueno que le haya latido mi intertextualización documentada de la Beristáin jejeje. También su blog es trepidante; el relato de Efraín me dejó fría, literalmente. Gracias y bienvenida!