A don Gabriel en sus primeros cien años







Gabriel dijo "Hágase la luz". Y vio que la luz era buena.
Separó entonces la claridad de las sombras.
Tomó los cielos para que resplandecieran por encima de todo.
Y vio que estaba bien.
Finalmente, tomó vastos paisajes de mar, desiertos, las altísimas montañas, las serranías.
Tomó ciudades y pueblos; ranchos y cascos de haciendas.
A todos los pobló de siluetas, finísimas siluetas de hombres y mujeres.
Les dijo a éstas: Vayan y aviven la luz que reverberará por los ojos de quienes vengan y vean después.

"Fue la primera película que fotografié solo [Allá en el rancho grande (México, dir. Fernando de Fuentes, 1936)]. Ahí empecé a trabajar los paisajes, pero cuando examinábamos los rushes, me daba cuenta de que el paisaje no correspondía con el que yo había visto. Leí entonces el libro de Leonardo de Vinci, La luz, la sombra y el color, que hablaba sobre la importancia del color de la atmósfera. Me preocupé por detectar eso que se interponía entre la cámara y el paisaje. Con filtros de blanco y negro empecé a contrarrestar esa capa de la atmósfera que me molestaba. Por fin, en la pantalla comenzó a salir lo que mi ojo veía. Agregué a esa visión nueva la perspectiva curvilínea desarrollada por el doctor Atl. Así saqué partido de los cielos de México, que son hermosísimos. Con ellos gané tres premios en Venecia, donde se hablaba siempre de los cielos de Figueroa."

Testimonio del cinefotógrafo mexicano

En conclusión:

¡¡¡GABRIEL FIGUEROA ES SU PADRE,
JIJOS DEL TECHNICOLOR!!!

2 GLOSAS:

Janik dijo...

ups y yo no he visto ninguna pelicla de él... te prometo que busco una y la veo pero recomiendamela!
abrazos!

bandala dijo...

Pues ahorita están pasando un ciclo de sus pelis por el nunca bien ponderado canal 22. En mi personal opinión, prefiero las que hizo con el "Indio" Fernández, aunque otras colaboraciones, como "La noche de la iguana" de John Houston también son memorables.