Confirmado

Una vez más se confirma mi vocación por la autointoxicación involuntaria, noble arte tan peculiar como exigente.

Quizá en sí mismas, las secuelas de este ejercicio no tendrían que ser tan catastróficas: una siesta muy larga interrumpida por súbitas pero constantes incursiones al baño, acompañadas de la consiguiente serie de maldiciones hacia las hamburguesas de rata. Un par de cantos a Oaxaca (gracias a los cuales me siento in, siguiendo la moda bulímica anoréxica). Y ya.

Sin embargo, todo esto es una agravante cuando hay que ir a trabajar, lo que puede volver un día común y corriente en una jornada épica. Por ejemplo, el mero acto de atravesar la calle y seguir con vida, gracias al estado de irrealidad en que me siento embebida. O bien, aparentar cierto grado de normalidad ante un grupo de estudiantes (cosa muy fácil: la mayoría está más preocupado por sus conflictos hormonales que por lo que me pueda pasar a mí... es más, ¿se percatan alguna vez de mi presencia?).

Por ahora sólo puedo estar segura de algo:
1) No soy / no estoy.
2) Muerte a las hamburguesas de rata del Vurguer Quink.

8 GLOSAS:

Tania dijo...

Ay amiga. Te mando un abrazote en estos difíciles tiempos (nomás no muy arrimado, no me vayas a salpicar mis zapatitos nuevos). Es hora de echar mano de cuanto remedio recordemos: coca cola ¿fría, caliente, de cabeza, con limón? Mejor maicena diluida (si es buena para espesar las sopas, creo que te podría servir). Por estos lares se acostumbra comer el consabido arroz blanco pero aguadito y con un chamoy encimita para apapachar la panza. Pero el mejor consejo es que dejes de comer porquerías si ya bien sabes que te hacen daño (hasta allá se escuchó mi tonito de madre admonitoria ¿verdad?).

Janik dijo...

jajajaja cual será la versión que tenga más rata? cual nos recomiendas para faltar a la escuela?
jajaja te quiero

bandala dijo...

TANIA: No te preocupes por lo del regaño, que tarde o temprano tenía que llegar. Ya me siento mucho mejor, aunque en estos dias no estuve con ánimos para probar remedios caseros, sino que anduve sujeta a la consabida dieta del coyote. Ojalá a la próxima se me haga probar arrocito con chamoy, suena bastante bien con o sin malestar estomacal. Abrazos muy fuertes para ti también.
TZITZI: ¡No seas ingrata! Si vas a faltar a la escuela mejor busca otro medio, porque éste la verdad no es muy agradable y sólo te la pasarías yendo de un lado a otro buscando dónde guacarear.
Ahora que si lo que quieres es degustar más rata, pues yo creo que esas hambuguesas dobles deben ser muy efectivas, nomás pregunta si la rata es de granja o silvestre, por aquello de la calidad de la carne. Saludines para ti y Melba.

Lidia dijo...

no olvide la voladora, estar en cama y sentir que todo el mundo se mueve.

SAludos

bandala dijo...

LIDIA: Claro, esa es una de las mejores partes, además de percibir todos los olores amplificados al mil por ciento. Pero sigo prefiriendo otros medios, más placenteros al menos, para alterar la conciencia y abrir las puertas de mis percepciones sensoriales (... come on baby, ligth my fire).
Muchos saludos.

Trompetista de Falopio dijo...

Vea el lado bueno: cuando uno se intoxica conoce la causa, y dice "ah, angulas de porquería, me han enfermado." En cambio, imagine que ha comido usted en casa alimento sano, sin embargo se levanta en la madrugá con un dolor que ay jesusita, le tienen que poner una inyección intravenosa. ¿La causa? A saber. Créame, eso es así bien feísimo. Abrazos.

Galufi dijo...

Ay! yo estuve igual que vos! pero a mí me intoxicó un atún al aceite. Estuve dos días a té con limón! y calabaza con arroz blanco... He notado que a determinada edad las intoxicaciones son más frecuentes, y lo más triste es que ya no son por tragos o por alguna noche bien-vivida...

Como siempre, presente en tu blog, aunque no deje comentarios, disfruto mucho de tus palabras :)

bandala dijo...

TROMPETISTA: Tiene razón, al menos en este caso, la verdad nos hará libres... para maldecir el origen de nuestro mal. Aunque en este caso no me vi tan glamorosa como usted, así que no deje de invitarme a sus ágapes para que la próxima intoxicada la pueda atribuir a unas angulas o a un foie de gras ingerido en su siempre grata y distinguida compañía.
Muchos saludos desintoxicados.
GALUFI: ¡Dichosos los ojos!
Lamento sabe que también te haya tocado pasar por la misma situación; el arroz con calabaza suena banstante bien, por acá tenemos la llamada "dieta del coyote" para estos casos (es decir, sólo pollo).
Tienes toda la razón, parece que con la edad nuestros achaques tienen orígenes menos gozosos, snif. ¿Será esto acaso una forma de decadencia?
Gracias por estar siempre presente y no dejes de darnos noticias tuyas. Saludos y los mejores deseos para ti y los mininos.