"No te vas a caer" (hablando de mis temblores personales)


Vaya que los seres humanos somos complicados, aunque sospecho que la simplicidad no es algo propio de la naturaleza humana.

Por eso no me abandona el dolor cuando una relación, otrora cercana y querida, se altera hasta tornarse distinta y lejana; extrañas las personas que compartieron cercanía y afecto. O cuando, bruscamente, debemos tomar decisiones radicales e inminentes.

Ya no voy a dudar ni entristecerme más.
No voy a pedir ni esperar nada.
A partir de ahora, las palabras, los encuentros, todo cuanto llegue de ti, será como un regalo precioso.

Y confío en el tiempo como la piedra de toque de este afecto.

La vida puede ser buena si puedo darme el lujo de experimentar. Hoy les proyecté a los chicos ¡Que viva México! de Eisenstein y les expliqué a grandes rasgos la importancia de su teoría del montaje. Creo que a la mayoría le interesó o por lo menos, procuraron aparentarlo. Además, cada vez que veo esa película me abruma la belleza y el poder de las imágenes que Eisenstein captó.

La vida puede ser buena: hoy no me faltó la comida caliente en mi mesa ni la compañía de mis colegas, con quienes compartí el pan y la sal, así como chistes bobos y simples para relajarnos después de una semana de trabajo.
Puede ser muy buena, si hasta me obsequia inesperadamente con un trozo de pastel de chocolate.

Me muevo en momentos llenos de incertidumbre sobre lo que soy para mí y para otros. Pero, a fin de cuentas, soy lo que soy.
Sólo cuento con algunas certezas a la mano:

Mañana me iré a trotar (aunque no es algo que me entusiasme particularmente).
Ordenaré y calificaré todos los exámenes pendientes.
Una canción como "My one and only love" se vuelve sublime al ser interpretada por Teresa Salgueiro .
El domingo jugaré futbol (aunque sospecho que me van a mandar a la banca por todas las inasistencias que ya he acumulado) e iré después a celebrar con gusto y alegría el cumpleaños de una amiga que la marea de la blogósfera me ha acercado en buena hora.

Y que pase lo que pase, no me voy a caer.

5 GLOSAS:

Cel.lia dijo...

oooooooooooooh
yo he visto Que Viva Mexico, bueno, creo que a trozos...me la pusieron hará unos años en Historia de la Arquitectura (sí, has leído bien)
Bandalilla, de que eres sensei??

P.D: Qué gracia, colgaste el cartel japonés de la película, jajajaja

bandala dijo...

CEL.LIA: Sí me topé con el cartel casualmente mientras buscaba con qué ilustrar el post. A mí también me cayó en gracia y me encantó, por eso lo incluí en este post. Saludos!

José Serralde dijo...

¡Desde esta otra banca, porras!

jimena dijo...

bandala, que buena película les pusiste a tus alumnos. Lo que no te contó Celia es que luego a ella le tocó ser profesora de Historia del arte y la arquitectura y les pasamos a los alumnos Que Viva México.
A los europeos en general les alucina esa película. Se imaginan que México es así. Recuerdo algún comentario de un alumno cuando miraba el último capítulo de la peli, decía algo así como "¡venga, calaveras para el desayuno!". Y es que la visión de las calacas les aterra, más cuando son dulces de azúcar y los niños se las comen.
2 cosas me dejan intranquila al mirar la peli:
1. de alguna manera ayuda a alimentar la visión occidental-europea del mexicano: sumiso, acomplejado y holgazán (recuérdese la secuencia en la que salen eternamente echando la siesta en la hamaca)
2. la musicalización del capítulo Sandunga ¡es un pastiche extrañísimo! (¿es Sandunga?, creo recordar que sí) Sandunga con marimbas y balalaicas rusas y unos coros que le tiran a las voces bulgaras...
es una maravilla!

bandala dijo...

JOSÉ: Muchas gracias por esas porra, compañero!
JIMENA: Orale, pues no sabía que tú y Celia daban clases, pero sí que debió ser interesante hacer esa proyección si para uno ya resulta bastante intensa la película. Cuando les pedí a los chavos que me dieran su opinión, me llamó la atención su reacción respecto a la parte a la que te refieres, pues también les dejó muy intranquilos; y sobre la música, pues a mí me da ternura; creo que con todo y el folclorismo, al menos los rusos se esforzaron por musicalizarla de una forma más o menos convincente.
Muchos saludos para ti y tu esposo!