Postal


...¿Debería empezar por ti, ciudad entre volcanes, donde casi tocamos las nubes pero no estamos en el cielo

donde el día es una piedra caliente sobre la cual nos tendemos y dormimos (morimos)

donde la noche es un laberinto que cruzamos corriendo con los ojos cerrados sintiendo el aire frío en la cara?

¿No es en mi cuna, acaso, donde a diario muere el águila que siempre está cayendo mientras devora su víbora-demonio interior?

Y sin embargo, el día aún no acaba...


(Texto de una postal enviada y recibida por una servilleta, 16 años después)

3 GLOSAS:

Esponjita dijo...

Me gustó eso de las nubes: que siempre andamos entre nubes y no estamos en el cielo...

Le mando muchos abrazos... yo sigo pariendo chayotes con la tesis...
ay

Trompetista de Falopio dijo...

Hermoso y triste. Saludos, querida Y.

bandala dijo...

ESPONJITA Y TROMPETISTA: Gracias a ambas las dos. Saben cuánto se les estima y se les quiere.
Abrazos y saludos.